10 Secretos para alcanzar el éxito en tus diseños

¿Problemas para que tus diseños destaquen? No te preocupes, es más común de lo que piensas. En un mercado cada vez más competitivo, un buen diseño que perdure es fundamental para afianzarse como un profesional y lograr una buena reputación. Es por eso que en este blog te compartiremos los tips más usados por diseñadores profesionales que sin dudas pueden ser de gran ayuda.

1. Aterriza tu concepto de forma creativa

Al realizar un diseño, la experiencia del usuario al recibir el mensaje es de suma importancia. Si no existe una historia, una narrativa o una idea dentro de tu diseño, no importa qué tan sofisticado luzca el anuncio gráfico, estará vacío por dentro. Crea una experiencia para el usuario con los elementos que tienes a la mano.

Observar los elementos y entender sus diferencias es crucial para comenzar a configurar la composición,con seguridad determina distancias, elementos y colores. Esto permitirá que otros perciban la confianza con la que ejecutas tus diseños. Sin embargo, ¡ten cuidado! Siempre es bueno experimentar con formas, detalles y efectos, pero si simplemente se desparraman sin ningún objetivo claro, termina aportando nada más que un desorden.

En esta publicidad de la marca McDonald 's se cuenta una pequeña historia dentro del mismo anuncio. Deja en claro que su objetivo es destacar la frescura de su producto. 

2. Crea una interacción orgánica con los elementos

Observa tu composición y hazte una pregunta: ¿De verdad todas las partes concuerdan entre sí? ¿Todo está relacionado? ¿No existe discordancia? Un buen diseño permite que todos los elementos se “hablen entre sí”, que tengan su propia lógica interna y en conjunto refuerzan el concepto principal. Si el diseño carece de cohesión y lógica, el conjunto parece estar desubicado, los elementos no congenian unos con otros y el mensaje se distorsiona, perdiendo legibilidad.

Algo común en las publicidades de alimentos y bebidas es destacar la frescura de sus ingredientes, por lo que los elementos utilizados están mayormente relacionados a ello.

3. Dale al texto tanta importancia como a la imagen 

Un error cometido a menudo es el menosprecio del texto y la búsqueda de integrarlo a la fuerza por encima de las imágenes, o bien, separándolo del resto de los elementos en el acostumbrado modelo “encabezado - figura - cuerpo”. Sin embargo, las letras también son elementos visuales que deben relacionarse con el resto de los elementos y deben ser tratados como tal, por lo que tener un máximo de dos o tres tipos de fuentes permite que los significados se mantengan legibles. Una sola familia con distintos cambios de grosor, peso e itálicas es suficiente para comunicar un mensaje claro. Si nos damos cuenta que el texto no puede leerse, significa que no está cumpliendo su propósito. De cualquier forma, la manipulación del texto y la tipografía debe transmitir información y no ser atacado por el resto de los elementos.

Un buen manejo de la tipografía y jugar con el resto de elementos puede hacer que el texto pase de ser un simple complemento a volverse pieza clave del diseño. 

4. Atrapa la atención de un golpe

Todo mensaje posee una jerarquía en cuanto a la información, es decir, el modo en que queremos que el usuario lea el mensaje que se está comunicando. Si quieres que algo llame la atención antes que todo lo demás, enfócate en fijar la atención del usuario en ese elemento que dé paso al resto. Puede ser una fuente dramática, un color atrevido, un objeto de mayor tamaño o algo fuera de su lugar, estos elementos son capaces de generar el efecto deseado. Como diseñadores, somos responsables de hacer que el lector recuerde ese mensaje, y de no poner este punto de enfoque hacemos que se pierda el propósito principal del anuncio.

El uso creativo de los elementos puede enviar más de un mensaje. Este anuncio de una cadena de hoteles, además de promocionar los mismos, te informa sobre su cómodo servicio a la habitación de una manera más que original.

5. Cada color tiene su razón de ser

El uso del color es más importante de lo que parece, por lo que es muy importante conocer cómo funcionan los colores cuando se combinan entre ellos. De igual manera, tómate un momento para otorgar un significado a cada uno, y asegurarte que éste mensaje llegue a la audiencia. El color está cargado de significados psicológicos y emocionales, por lo que pueden relacionarse a la cultura e individualidad del público y formar una conexión poderosa con ellos. Asumir que cierto color corresponde a un tema es un error: nada es mejor para un diseño que elegir un color inesperado.

El uso de los colores dota de vida al diseño. Puedes salir de la paleta habitual de la marca y aún así mantener la esencia de la misma con otros recursos. Fanta hace un grandioso trabajo al anunciar su línea de sabores rompiendo el esquema del naranja característico.

6. No temas a los espacios en blanco

¿Has escuchado alguna vez que “menos es más”? Cualquiera puede saturar un espacio con una gran cantidad de elementos pretendiendo armar una “compleja pieza de arte”, pero la diferencia entre “complejo” y “complicado” es muy grande. Si el mensaje es claro, entonces no es necesario saturar aunque la sencillez provoque un deseo de “llenar los espacios”. El espacio vacío, además, otorga descansos de lectura para los ojos de la audiencia, por lo que siempre hay que saber organizar las imágenes, fotografías y el texto como formas en positivo. Cuando el espacio vacío no se maneja bien, se desconecta del resto de los componentes; sin embargo, si se llena totalmente, toda la composición se siente oprimida y confunde a la audiencia, haciendo que se pierda el interés.

No es necesaria una gran cantidad de elementos saturando el espacio, basta con saber cómo utilizarlos eficazmente. Adidas lo logra con esta publicidad de sus nuevas sandalias.

7. Habla un lenguaje universal

¿Quieres que tu mensaje conecte? Entonces, asegúrate de que sea legible para todo quien lo vea. Recuerda: Lo que vas a crear no es un arte abstracto que sólo tú comprendas; tiene un mensaje concreto, así que asegúrate de que todo el mundo sea capaz de comprenderlo y, sobre todo, que tu público objetivo se sienta aludido y lo capte al primer intento.

Aunque no sea tu público objetivo, entre más personas comprendan el mensaje en el anuncio, más posibilidades hay de lograr el objetivo de la marca. Piensa en lo que quieres lograr y cómo darlo a conocer de manera eficaz.

8. La simetría puede aburrir: ¡prueba lo asimétrico!

Al usuario le tomará menos de 5 segundos mirar tu diseño, analizarlo y volver a sus actividades, así que ¿por qué no aprovechar ese tiempo? Un diseño que salga de la típica estructura simétrica definitivamente no pasará desapercibido y se quedará por más tiempo en la mente de nuestro usuario. Crea diferenciación entre los elementos con ayuda de cambios de color y formas que saquen al público de su zona de confort, pues esto da al diseño un nuevo enfoque con más dinamismo.

La asimetría no está sólo en la distribución de los elementos, sino también en el peso visual. Un elemento destacado rompe con el esquema tradicional y crea un desequilibrio que llama al espectador de manera inmediata.

9. Explota la iluminación y oscuridad

La ambientación adecuada para el contexto del diseño puede volverse una tarea complicada, pero basta con saber ubicar qué debería destacar más: lo brillante o lo opaco. Los contrastes de iluminación con cambios de tonalidades pueden ser de gran ayuda para dar la sensación de profundidad. No es necesario utilizar demasiados tonos para lograrlo, basta con que se logre crear la transición y diferenciar lo claro de lo oscuro.

La iluminación y el uso de contraste son excelentes herramientas para destacar elementos y convertirlos en el centro de atención.

10. Lo original perdura en el tiempo

¿Y si? En lugar de usar imágenes de stock, ¿creas tus propias composiciones? Apoyarte de lo que ya existe puede ayudarte como inspiración, pero no se trata de copiar y pegar, sino de observar qué detalles hacen únicos a otros diseños, qué fue lo que funcionó  e implementarlo poco a poco en los diseños propios hasta encontrar la técnica que te ayude a sobresalir. Recuerda: no existe un diseño más duradero e impactante que el que fue hecho para destacar. 

Ahora que tienes estos pequeños trucos, ¡crea algo! Nunca sabrás si los has comprendido si no intentas ponerlos en uso. Y recuerda que, junto con todos estos consejos, la creatividad será tu gran aliado, por lo que no temas experimentar con ideas nuevas e innovadoras que den un plus a tus diseños.

Si quieres más consejos así, suscríbete a nuestro blog, síguenos en redes sociales o comunícate con nosotros en hola@crunar.mx donde te atenderemos con mucho gusto.